Lugares que deberías visitar una vez en la vida: Borobudur

Si quieres conocer lugares inigualables y desconocidos, recorre con Disfruta más por menos el Templo de Borobudur

En nuestro repaso por aquellos lugares que, desde Disfruta más por menos, consideramos merecedores de ser visitados al menos una vez en la vida, y tras haber reflejado en este blog algunos de los emplazamientos más emblemáticos y conocidos a nivel mundial, hoy queremos invitarte a que conozcas el templo de Borobudur, sin lugar a dudas uno de los tesoros más impresionantes y, a la vez, desconocidos por el turista occidental.

Si a la hora de viajar te gusta disfrutar de experiencias totalmente diferentes y salirte de aquellos circuitos que, por desgracia, se encuentran cada vez más masificados por el turismo, te recomendamos que nos acompañes en este paseo por el mayor templo budista del planeta.

Déjate atrapar por la majestuosidad de Borobudur con Disfruta más por menos

El templo de Borobudur se encuentra ubicado en la isla de Java, en el Océano Índico y que pertenece a Indonesia.

Su construcción fue realizada entre los siglos VIII y IX por la dinastía Sailendra, que profesaba la religión budista, y su estructura se caracteriza por el desarrollo piramidal en seis niveles de planta cuadrada, que a su vez están coronados por tres plataformas circulares, como representación arquitectónica de la cosmología budista.

Además de su impresionante morfología, que puede ser divisada desde una gran distancia, el templo de Borobudur cuenta con una decoración espectacular, conformada por miles de paneles y la presencia de centenares de esculturas que representan a Buda.

La conversión de la mayor parte de la población javanesa e indonesia al Islam, a partir del siglo XIV, así como las repetidas erupciones volcánicas sucedidas en la zona, desembocaron en el abandono total de este templo, que se mantuvo en pie entre la vegetación de la zona hasta su redescubrimiento por parte de los responsables coloniales británicos en el siglo XIX.

Desde entonces, este monumento budista ha sido sometido a numerosas restauraciones, con el objetivo de que recuperase su esplendor original, lo que valió el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1991, además de convertirse actualmente en el monumento más representativo y visitado del archipiélago indonesio.

Dejar un comentario