Descubre este otoño los tesoros naturales de nuestro país: Bosque de Oma

Disfruta más por menos Bosque de Oma

Como sabes, en las últimas semanas hemos querido realizar contigo un paseo por aquellos tesoros naturales de nuestra geografía que presentan un aspecto aún más bello, sobrecogedor y espectacular gracias a los matices que le aporta la estación otoñal.

Ahora que nos encontramos en los últimos días previos al comienzo del invierno, desde Disfruta más por menos queremos poner un merecido colofón a este repaso por las que, en nuestra opinión, son algunas de las principales maravillas de nuestros ecosistemas, finalizando nuestro recorrido en un bosque que aúna a la perfección el interés por la conservación de los espacios naturales y la visión artística de un genio como Agustín Ibarrola. Hoy queremos que conozcas con nosotros todo lo que se puede mostrar con palabras sobre el Bosque de Oma.

Déjate sorprender por la belleza y originalidad del Bosque de Oma con Disfruta más por menos

Ubicado en la localidad vizcaína de Kortezubi, y más concretamente en las proximidades del barrio que le da nombre, el Bosque de Oma, es una de las máximas expresiones del Land Art en el continente europeo, una corriente del arte contemporáneo que considera la naturaleza como el mejor lienzo para la plasmación de las inquietudes artísticas del ser humano.

El Bosque de Oma, también conocido popularmente como el ‘bosque pintado’ o ‘bosque encantado’, forma parte de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, y fue realizado por el polifacético creador artístico Agustín Ibarrola entre los años 1982 y 1985, mediante la pintura en colores vivos, formas geométricas y figuras que representan a personas y animales, sobre los troncos de los pinos característicos de esta zona del norte del País Vasco.

El principal valor de este bosque reside en que la obra de Ibarrola está diseñada para disfrutar de ella en perspectiva, a través de unas flechas indicativas que muestran el mejor lugar para apreciar el sentido de cada obra en su máxima expresión, lo que hace que consideremos inconscientemente la importancia de apreciar la naturaleza, y su interacción con el hombre, como un todo, y no como la suma de las partes que la conforman.

Desde Disfruta más por menos te recomendamos que, si decides visitar el Bosque de Oma, aproveches para acercarte a las Cueva de Santimamiñe, donde podrás disfrutar de pinturas rupestres del Paleolítico Superior, con una antigüedad de más de 11.000 años.

Dejar un comentario