Descubre este otoño los tesoros naturales de nuestro país: la Selva de Irati

Disfruta más por menos tesoros naturaleza otoño Selva de Irati

A pesar de que las condiciones climáticas puedan, en ocasiones, no ser las más apacibles para el desarrollo de actividades al aire libre, el otoño es, sin duda, una estación ideal para dejarnos sorprender por la increíble belleza de los paisajes naturales, y muy especialmente de todos aquellos que, a lo largo de estos meses, adquieren una apariencia visual excepcional, marcada por las tonalidades rojizas, anaranjadas y ocres de su vegetación.

Por este motivo, desde Disfruta más por menos consideramos necesario realizar un repaso de aquellos tesoros naturales que se encuentran dentro de nuestra geografía y que, durante la estación otoñal, adquieren, si cabe, un aspecto aún más impresionante, comenzando hoy por un espacio natural único y totalmente recomendable, como es la Selva de Irati.

Déjate atrapar por los mejores enclaves naturales con Disfruta más por menos

Situado entre el norte de la Comunidad Foral de Navarra y la zona más meridional del departamento francés de los Pirineos Atlánticos, la Selva de Irati constituye una de esas auténticas maravillas de la naturaleza que merecen de una visita casi obligada durante la estación otoñal.

Más allá de su valor ecológico y la extraordinaria diversidad de su ecosistema, tal y como se refleja en su consideración como la segunda mayor reserva de hayas y abetos de Europa, y sin duda la mejor conservada, se trata de un espacio que ofrece una estampa prácticamente irrepetible durante estos meses del año, en la que el marcado color rojo de su suelo, cubierto por las hojas caídas de estas especies botánicas, contrasta con el color verdoso de los musgos y líquenes que se encuentran en sus troncos, o de aquellas hojas que todavía resisten el avance del otoño y la cada vez mayor proximidad del invierno.

En este sentido, uno de los aspectos que más llama la atención del visitante reside en el extraordinario respeto que se está llevando a cabo para garantizar el mantenimiento casi intacto de este espacio natural, que abarca algo más de 17.000 hectáreas, situadas, a este lado de nuestras fronteras, entre los picos Roncesvalles, Orzanzurieta, Orhi y la Sierra de Abodi.

Si bien este tesoro natural destaca principalmente por su riqueza botánica, desde Disfruta más por menos consideramos necesario reconocer además la presencia de una interesantísima biodiversidad animal, como lo demuestra su reconocimiento como Zona de Especial Protección de Aves, y la más que apreciable presencia de especies tan características de nuestra fauna como el ciervo, el jabalí y el corzo, así como pequeños mamíferos como el zorro, la nutria o la marta, además de especies acuáticas como la trucha común.

Dejar un comentario